domingo, 4 de abril de 2010

Contenido Sobre El Matico



MATICO COMO ARBUSTO MEDICINAL

Conocido también como pañil, el matico es un arbusto o pequeño árbol originario de América del Sur, donde se localiza en tres países: Argentina, Chile y Perú. Su popularidad ha trascendido muy poco esas fronteras y la principal aplicación que se le adjudica es la de ser una excelente planta medicinal. Pertenece a la familia Buddlejaceae y la especie es buddleja globosa.
"El 'tipo', es decir, el ejemplar de matico que sirvió para su clasificación científica se conserva en el herbario del Real Jardín Botánico y pertenece a la expedición de Ruiz y Pavón del siglo XVIII", nos explica Blanca Landázuri, del Real Jardín Botánico de Madrid.
Puede llegar a alcanzar los tres metros de altura y su periodo de floración se extiende de noviembre a mayo. Las hojas son perennes, simples, opuestas, rugosas en el haz, felpudas en el envés y cubiertas de pelos.
Se emplean para teñir tejidos, a los que aportan un tono amarronado. Posee flores que llaman la atención por su color, entre amarillo y naranja, y por la forma que tienen de agruparse, en cabezas redondas. No miden más de un centímetro y desprenden un embriagador aroma.


Conoce sus múltiples propiedades


Y es que aunque también se emplea como una planta ornamental, destaca por su poder curativo. Muy amplio es el abanico de afecciones que podemos tratar con matico, aunque no debemos olvidar consultar con nuestro médico antes de proceder a su utilización.
Destacamos entre ellas la cicatrización de heridas, tanto internas como externas, que es la función principal que presenta; de ahí su demandado empleo para el alivio de las úlceras digestivas. Los trastornos gástricos o infecciones hepáticas también pueden verse mejoradas gracias a los beneficiosos efectos que produce.


¿Cómo lo aplicamos?


Son varias las modalidades existentes para la preparación de este remedio:
En pomada: primero se macera la planta, consiste en dejar en alcohol las hojas durante aproximadamente seis días. Después se añade vaselina elaborada al baño maría y la pasta resultante es lo que se aplica sobre la herida.
Cocida: la planta se deja hervir durante un cuarto de hora en abundante agua y al enfriarse podemos emplearla para desinfectar las heridas. Lo mismo ocurre con compresas o vendajes, los empapamos con el agua y colocamos en la zona a tratar.
Infusión: a una hoja picada se le agrega agua hirviendo. Debemos beberla tras las comidas y será muy eficaz frente a los trastornos digestivos.

PROPIEDADES DEL MATICO

El matico es una planta nacional de grandes virtudes medicinales. Sin embargo, su fama ha trascendido poco fuera de nuestras fronteras y, por esta razón, la información química y farmacológica existe casi exclusivamente en Chile.

El componente más importante, desde el punto de vista cuantitativo, y al que se atribuye en parte sus virtudes cicatrizantes, es el tanino Esta sustancia se encuentra en una concentración de 5,7%.

Otros constituyentes importantes son varios tipos de alcaloides, a los que se les atribuye un efecto relajador de la musculatura lisa .

Por último, se señala la presencia de numerosos glucósidos, especialmente de tipo flavonoides.

Sin duda, la principal propiedad medicinal de esta planta es la de ayudar en la cicatrización de todo tipo de heridas, ya sea externas o internas. De aquí deriva su utilidad en el tratamiento de la úlcera digestiva. Externamente, su efecto benéfico sobre heridas de lenta cicatrización es muy sorprendente, lo que ha contribuido en mayor medida a su gran reputación. El Padre Zinn (1929) le reconoce, además, bondades hemostáticas y un efecto benéfico en algunos trastornos de las vías urinarias. Sin embargo, la principal -y que parece útil mantener en primer lugar- es su propiedad vulneraria, vale decir, cicatrizante de heridas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada